La IUE cuenta con una misión, la cual fue actualizada en el 2020 como resultado de las diferentes reflexiones en torno a la plataforma estratégica que se han dado desde el 2016, en las que se ratifica que la IUE dado su carácter de institución universitaria, centrada en el cumplimiento en la formación integral, da cuenta de su identidad institucional y dado la trayectoria y dinámica institucional empieza a consolidar sus acciones en la investigación y la extensión. 

La Institución hace explícito su compromiso con la comunidad académica, en el marco de su función ética y del ejercicio responsable de la autonomía, para lo cual establece la siguiente misión:

La lUE, institución de educación superior pública de orden municipal, es un proyecto social, centrado en la formación integral e incluyente, que contribuye al desarrollo de los diferentes aspectos de la persona y del territorio, a través de la docencia, investigación y extensión.

La misión institucional es coherente con su naturaleza, dado su carácter académico, de institución universitaria, oferta programas académicos: en el nivel de pregrado: un programa técnico profesional, dos programas tecnológicos y once universitarios; y en el nivel de posgrado: trece especializaciones y una maestría, esta última cuenta con la acreditación de alta calidad de un programa en el campo de conocimiento. 

Así mismo, la Institución desarrolla acciones de acuerdo con sus declaraciones de las funciones sustantivas de investigación y extensión. Dentro de los rasgos propios de la institución como característica diferenciadora tiene como naturaleza jurídica, IES pública, se organiza como establecimiento público de carácter municipal, adopta sus correspondientes regímenes y aplica las leyes para la contratación y manejo del presupuesto, acogiendo los lineamientos de la función pública y la responsabilidad fiscal, las normas y procedimientos de la Comisión Nacional del Servicio Civil, con relación al personal administrativo, en cumplimiento de la Ley 30 de 1992 no se reciben transferencias de la nación, y articula su plan estratégico con los planes de desarrollo municipal, departamental y nacional.

Los objetivos institucionales, actualizados en el 2020, guardan coherencia con la misión, y  su actividad, los campos de educación y formación en tanto expresan el compromiso con la formación profesional en diferentes campos del conocimiento, la transformación de proyectos de vida, la formación incluyente con enfoque diferencial y valorando las potencialidades del ser, la consolidando una cultura de investigación y generando interacción con el sector externo a través de la promoción de acciones de visibilidad, con una gestión y desempeño eficiente y transparente en el marco del mejoramiento continuo.

La tradición y compromiso institucional que por más de veinticinco años se ha tenido con la formación integral e incluyente y el desarrollo de las funciones sustantivas, en consonancia con los principios constitucionales y objetivos de la educación superior, comprometida con el entorno social, cultural, ambiental y productivo, que se sustenta en el compromiso de la misión en la que se hace énfasis en diferentes aspectos y se materializan en los logros alcanzados

 

Proyecto social, centrado en la formación integral e incluyente 

  • La oferta de programas desde las cuatro áreas de bienestar institucional: arte y cultura, deporte y recreación, promoción y prevención y desarrollo humano, que favorece la permanencia y graduación de la población estudiantil y garantizan el bien estar de la comunidad universitaria. 
  • Desarrollo de estrategias enfocadas a prevenir la deserción logrando una tasa actual inferior de la media nacional y departamental, articuladas a la política de permanencia, en la que incluye apoyos socioeconómicos, acompañamiento y asesoría psicopedagógica, intervención y afianzamiento de competencias.
  • La apuesta por la inclusión y accesibilidad, el 90% de la infraestructura física cuenta con accesibilidad para las personas en situación de movilidad reducida.
  • Acogida y transformación de proyectos de vida: el 87% de la población estudiantil de los estratos socioeconómicos 1, 2 y 3, el 75% de los estudiantes ingresan con un nivel bajo medio en las pruebas de Estado, logrando transformarlos en profesionales idóneos con reconocido desempeño laboral, generadores de transformación de sus entornos.  Se evidencia además en los resultados de Saber Pro que se genera valor agregado en las competencias de lectura crítica e inglés, obteniendo al final de su formación resultados superiores a la media nacional.

La reflexión se centra en la responsabilidad social, en la investigación y la innovación para dar respuesta a las demandas del entorno desde los campos de conocimiento, construyendo sinergias entre los diferentes sectores de la sociedad, con criterios de administración responsable, transparente y eficiente. La atemporalidad de la visión da cuenta del ejercicio constante de autorreflexión y evaluación, buscando transformaciones que movilicen un desarrollo social, económico y cultural, regido por la transparencia y ética.

 

Formación integral y construcción de la comunidad académica en el PEI

La IUE desarrolla un conjunto de acciones orientadas a promover el desarrollo perfectivo de la plenitud de las potencias de la persona humana. En consonancia con el modelo pedagógico y la misión institucional, la formación integral se promueve a través de un “conjunto de prácticas sociales, encaminadas a desarrollar habilidades en las distintas dimensiones del vivir correspondientes a un individuo”.

En el PEI de la Institución, la formación integral se entiende como el proceso a través del cual se potencia en los seres humanos, el desarrollo armónico de sus capacidades en tres dimensiones:

  • Epistemológica: saber específico de la disciplina, y el aporte del saber en la creación y la reflexión y su aporte al mejoramiento y transformación de su vida, su entorno y la sociedad.
  • Estética: capacidad que tiene el ser humano, en su vida diaria, de crear, inventar, innovar y armonizar. Desde cada disciplina, se crea e innova aportando a la solución de problemas sociales.
  • Ética: capacidad de reflexionar sobre la incidencia de nuestras acciones en el otro y en el entorno.

 

Para promover la formación integral en el estudiante, la IUE ha formulado los siguientes lineamientos curriculares 

  • Diseñar el currículo asegurando el conocimiento y aplicación de los conceptos centrales de su disciplina y la formación en valores humanos, culturales y sociales: La Institución en cumplimiento de los lineamientos curriculares, ha establecido una ruta de los resultados de aprendizaje, el cual parte desde el diseño de los programas, con el estudio de pertinencia, y materializado en el propósito de formación, competencias genéricas y específicas, criterios de desempeño y plan de estudios, garantizando el conocimiento disciplinar de acuerdo con el nivel de formación.
  • Implementar prácticas pedagógicas para el desarrollo del aprendizaje crítico y la responsabilidad social: En los programas de pregrado, el 18% de los créditos corresponden al área de formación complementaria, en el cual se desarrollan competencias científicas, reconociendo su responsabilidad como profesional, a través de contenidos de formación interdisciplinarios como es el caso de procesos investigativos, pedagogía constitucional, ética profesional, procesos culturales, los cuales se interrelacionan con los contenidos del área disciplinar. En el caso de los programas de posgrados, en los módulos o seminarios de formación investigativa, se desarrollan estas capacidades.  El desarrollo del trabajo de grado, en las diferentes modalidades, se constituye en un requisito para optar al título, es un estudio sistémico de determinada área de conocimiento en un programa académico, el cual implica un proceso de observación, exploración, descripción, interpretación y explicación, de acuerdo con el nivel de formación. La participación de los estudiantes en los semilleros y grupos de investigación, le permite ejecutar propuestas de investigación o proyectos de acuerdo con su nivel de formación.
  • Generar espacios que promuevan la expresión artística, cultural y deportiva para el establecimiento de vínculos interculturales: En los planes de estudio de los programas de pregrado se implementó desde el 2016 la cátedra de bienestar, en la cual los estudiantes reconoce aspectos estéticos artísticos y culturales de su contexto con relación a las diferentes realidades y prácticas sociales y humanas, además desarrollan actividades recreo-deportivas de manera autónoma de acuerdo con sus preferencias. Asimismo, a través de los grupos de promoción, los estudiantes realizan de manera complementaria actividades artísticas, culturales y deportivas. 
  • Diversificar la formación posibilitando el acceso a otras áreas del conocimiento que permitan la formación complementaria en el marco de la sostenibilidad: como se expresó anteriormente, en los programas de pregrado el 18% de los créditos corresponden al área de formación complementaria, en la que se desarrollan contenidos interdisciplinarios y en el que participan estudiantes de los diferentes programas, lo que les permite acceder en otras áreas del conocimiento. Asimismo, la participación de los estudiantes en los semilleros, y grupos de investigación, les permite desarrollar actividades interdisciplinarias. 
  • Fomentar la convicción ética, en los diferentes procesos formativos conducentes a la formación integral y sustentar las relaciones sociales desde los valores de la integridad, la identidad, libertad y autonomía de todos los individuos: La definición en cada asignatura, modulo o seminarios de estrategias didácticas que favorecen el relacionamiento entre los actores (docentes y estudiantes) bajo principios de reconocimiento del otro favorecen la integridad, la expresión de la identidad, la libertad y la autonomía en los estudiantes a través del pacto pedagógico en pregrado, y en el caso de posgrado, en los acuerdos en la apertura del programa.
  • La definición, en cada carta descriptiva de los programas, de los aspectos a evaluar desde los enfoques de conocimiento, de desempeño y de producto, pone en juego las tres dimensiones de la formación integral (ética, estética, y epistemológica). El enfoque evaluativo de conocimiento favorece principalmente lo epistemológico, el desempeño relaciona lo ético en el desarrollo de tareas y aplicaciones del conocimiento que implica su hacer en relación con los demás, con las teorías, los conceptos y las metodologías. Y, por último, el de productos favorece la generación de expresiones y experiencias (lo estético) referidas a la aplicación de los conceptos, teorías y metodologías propias de la disciplina.